Beating the Street, Capítulo 3. Un Tour por el Mundo de los Fondos


Se supone que los fondos de inversión van a eliminarnos la confusión de invertir.
Nunca más nos tendremos que preocupar sobre qué acción elegir. Pero ahora nos tendremos que preocupar sobre qué fondo elegir.

En los 90’ existían sólo en América unos 3.500 fondos: 1.200 fondos sobre acciones, 1.460 fondos de renta fija, 600 fondos de mercado monetario, 300 fondos de bonos municipales, etc…
También tenemos fondos regionales, fondos sobre países, Hedge funds y fondos híbridos, fondos contrarios, fondos value, fondos sector, fondos crecimiento, fondos indexados, ¡incluso fondos de fondos!!!

En 1.993 el número de fondos superó el número de acciones cotizadas en la bolsa de Nueva York.

Uno de los principales errores que cometen los fondos de inversión es repartir una gran parte de la inversión en el mercado de bonos en detrimiento de las acciones. En 1980 el 69% del dinero de los fondos era invertido en acciones, en 1990 sólo se invertía en acciones el 43% del capital, a finales de los 90’ ya sólo un 25% de la inversión es en el mercado de renta variable.

La fama de gran crecimiento de los bonos ha sido muy útil para el gobierno que ha podido financiar su deuda a un tipo muy bajo y ha tenido un mercado muy tranquilo y estable.

Debo recalcar que durante los últimos 70 años las acciones han retribuído de media un 10% anual frente al 4.8% de los bonos.
La razón de esta diferencia tiene una fácil explicación: LOS DIVIDENDOS.

Las acciones ganan dinero y crecen por lo que su valor aumenta a un ritmo parecido al de los bonos, sin embargo destina una parte importe de sus ganancias a dividendo que son la base del éxito de las mejores acciones. Difícilmente lo puedes hacer mal si llenas tu cartera de acciones que han pagado dividendos durante los últimos 10 o 20 años.

Warren Buffett y Peter Lynch

Moody’s handbook of Dividend Achievers redacta una lista de empresas que destacan por su robusto dividendo que ha sobrevivido durante décadas y que es una forma fácil de construir una cartera para un inversor pasivo.

Sólo una empresa en la historia, “Los Medici” han recompensado a sus bonistas aumentando su tipo de interés por confiar en ellos. Los dividendos no paran de crecer. Los bonistas no son invitados a las juntas de empresa.

La tercera razón importante a favor de las acciones es LA INFLACIÓN. Las acciones son la mejor protección contra la inflación, crecen al mismo ratio que la inflación, aparte de su crecimiento intrínseco. Los bonos, sin embargo se erosionan de forma irreversible.

Una de las razones de la gran fuga de capitales hacia la inversión en bonos es uno de los mitos más extendidos: “las acciones son para los jóvenes y los bonos para los viejos”.
Hoy en día, una persona que se jubile a los 65 tiene aún 20 años por delante de inflación y pago de facturas que erosionen su capital. Ante esto, los bonos nada pueden hacer. Sin embargo, también es muy probable que tenga que desprenderse de parte de sus inversiones para conseguir liquidez, y los bonos no van a crecer lo necesario como para regenerar esas ventas.

Excepto para los muy ricos, la salud financiera no puede conseguirse sin acciones.

Con una inversión de 100.000$ en acciones con un dividendo del 3% con un crecimiento de ellos de un 8% anual (2º año = 3.2% de dividendos). Suponiendo unas necesidades de gasto de 7.000$ que sacaremos cada año.
Año 1º: Invertimos 100.000$, Ingresamos por dividendo 3.000$ y con una expectativa de crecimiento de dividendos del 8%, a fin de año las acciones valen 108.000$. Sacamos 7.000$ y nos queda 104.000$.
Año 2º: Los 104.000$ generan 3.120$ de dividendo y su valor sube hasta 112.320$. Sacamos 7.000$ y quedan 108.440$.
En el año 15, solamente los dividendos ya generan esos 7.000$ que necesitamos. Y los vamos a ir aumentando año a año, el año 20 ya sacamos 9.700$ al año para nuestros gastos.
En el año 20 nuestra cartera original de 100.000$ está valorada en 350.000$, y además hemos ido extrayendo de ella otros 150.000$ para nuestros gastos habituales.

La principal pega que presentan las acciones para alguien acostumbrado a los bonos es que las acciones hay que venderlas de cuando en cuando. Tanto cuando están caras, como cuando hay caídas generalizadas para ayudar a nuestras necesidades de liquidez.

Imaginemos el peor de los escenarios: Una horrible recesión que empezara justo el día siguiente a comprar las acciones y que durara durante más de 20 años, (raramente duran más de 2 o 3 años), las empresas dejan de crecer y los dividendos se estancan en un crecimiento del 4% global. Al final del periodo, sacando 7.000$ todos los años. Acabas con 100.000$ en acciones. Mucho mejor que con la compra de bonos.

Bonos contra fondos de renta fija

Ahora que ya hemos decidido que nuestra aportación a la renta fija será reducida en comparación a toda nuestra cartera, vamos a estudiar en qué hacerlo.

La gente que duerme más tranquila porque posee bonos debería estar un poco más atenta. Si se compra un bono del tesoro a 30 años al 8%, sólo ganará dinero si no hay una subida de tipos durante ese período, se espera a vencimiento o se enfrenta a un período largo de baja inflación.

Por ejemplo, la compra de un bono del tesoro americano en 1960 implicaría que en 1990 habrías perdido un 30% de su valor real (poder adquisitivo).
Otra falacia extendida es que la inversión en fondos de renta fija elimina el riesgo de inversión ya que su amplia diversificación elimina el riesgo de quiebra de emisor. Pero nada los protege contra subidas de tipos. Suelen comentarte que el fondo ganará mucho dinero porque la compra y la venta se harán ene le mejor momento, pero esto no sucede a menudo.

La última opción es la compra de junk bonds (bonos basura) o titulizaciones subprime emitidas por Fannie mae o Freddie Mac. Puedes ganar mucho dinero, pero sólo si eliges el junk bond correcto. Aunque no entiendo porqué alguien quisiera invertir en ellos.

Acciones contra Fondos de acciones

Para la gente que se asusta de las acciones un fondo de inversión no es su solución. Ya que habitualmente caen mucho más que el mercado durante una corrección. Mi fondo Magellan suele caer un 10% más que su valor en acciones durante las correciones.

Si tienes la habilidad como para elegir un buen fondo, la tienes para comprar una buena acción, y un 75% de los fondos lo hacen peor que el mercado.

Debido a que existen distintos tipos de fondos, cada uno cae o sube en diferentes momentos del ciclo. La caída de un fondo un 10% más que el resto incita a venderlo y comprar otro, justo cuando cambian las tornas.
Cuando un Fondo Value lo hace mejor que el resto es momento de asustarse, ello será debido a que está invirtiendo en acciones de crecimiento o capital riesgo. Mostrando una muy mal disciplina.

Una buena estrategia sería dividir el dinero en 6 partes y repartirlos entre los 5 tipos de fondos, más una elección:

1-Capital apreciation fund- Compañias que generan gran cantidad de ingresos.
2-Value Fund- Se invierte por activos y no por ganancias. Comprar barato.
3- Quality Growth Funds- Se compra en compañías que demuestran un buen crecimiento y tienen un mercado establecido.
4-Emerging growth funds- Se invierte en nuevas empresas con mucho potencial de crecimiento.
5- Special Situation fund- Se aprovechan situaciones especiales como Ampliaciones de capital o noticias sobre el cambio en sus perspectivas.

La mejor forma de analizar un fondo es mediante su gráfico histórico Precio/Ganancias = PER global. Así sabemos en que fase está.

Comprar el fondo que mejor lo ha hecho es bastante estúpido ya que es un fondo que no ha diversificado y ha tenido mucha suerte de estar en el sector que mejor lo ha hecho.

Hay fondos que cobran fuertes comisiones de entrada o salida. Esto no debe ser razón para elegir uno u otro fondo. Sólo valorar que si nuestra inversión es a 5 años, ese 3% puede no ser muy importante.

La Inversión en fondos de sectores debe estar restringida para personas que tengan conocimientos específicos sobre ese sector o sobre las materias primas, de otra forma seguro que podemos encontrar a la mejor empresa del sector y no comprarlas todas de forma tonta.

Fondos convertibles, En realidad pagamos un 20% más por la oportunidad de transformar nuestra inversión en otro tipo de activo. Es una opción bastante mala ya que los bonos convertibles suelen costar sólo un 10% más.
Una buena estrategia es comprar y vender Fondos convertibles cuando aumentan mucho su Spread frente a los bonos convertibles.

Los fondos sobre países nos aportan la oportunidad de invertir en economías que crecen más rápido que la nuestra. Pero ocultan problemas que desde fuera no entendemos.

Un fondo sobre Alemania subió rápidamente tras la caída del muro, sin que en realidad nada hubiera cambiado para las empresas, y se desplomó 6 meses después cuando se hizo visible que la Alemania occidental debería pagar la Reconversión industrial de la Oriental. Los americanos no entendían nada, sólo un alemán podría imaginar algo así.

Otro caso es el Japonés que ha tenido que sufrir una fuerte deflación que para un Americano es difícil de entender.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s